El canal internacional
de noticias en español
más visto en el mundo
Actualidad

¿Estrategia común o esfuerzos aislados? La Cumbre Amazónica en Brasil genera gran expectativa

Publicado:
Se espera que los países firmen la Declaración de Belém, donde establecerán políticas unitarias para preservar el llamado 'pulmón vegetal' del mundo.

Consolidar una estrategia común para proteger, preservar y reforestar la Amazonía es el objetivo de la IV Cumbre Amazónica que arranca este martes en la ciudad de Belém, capital del estado de Pará, al norte de Brasil, cita en la que se espera la asistencia de al menos seis presidentes de los ocho países que tienen soberanía sobre este importante bioma. 

Este encuentro, que se realiza después de 14 años, espera marcar un hito definitivo en el resguardo del llamado 'pulmón vegetal' del mundo y dar un giro a la cita previa de 2009 que se pautó en la ciudad brasileña de Manaos y que no pudo contar con la asistencia de los entonces mandatarios de Colombia, Ávaro Uribe Vélez; de Ecuador, Rafael Correa; de Bolivia, Evo Morales; de Perú, Alan García; y de Venezuela, Hugo Chávez.

Se tiene previsto que durante dos días, 8 y 9 de agosto, los mandatarios suramericanos puedan establecer una agenda común, fortalecida por organizaciones civiles, indígenas y de resguardo del medio ambiente, que les permita concretar acciones y soluciones contra la deforestación, la minería ilegal, el narcotráfico y las actividades ilícitas que deterioran la Amazonía y su amplia biodiversidad, además de rescatar los principios contenidos en el Tratado de Cooperación Amazónica de 1978.

Para este evento que involucra a la Organización del Tratado de Cooperación Amazónica (OTCA), además del presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, anfitrión del evento, se espera la participación de sus pares de Bolivia, Luis Arce; de Colombia, Gustavo Petro; y de Guyana, Irfaan Ali.

La cita incluye también la participación de la mandataria interina de Perú, Dina Boluarte, quien ha tenido roces con sus pares de Bolivia, Colombia y México; y que por primera vez acude a un evento internacional y de talla presidencial, tras la destitución que ejecutó el Congreso peruano contra Pedro Castillo en diciembre de 2022.

Como ausentes estarán el controvertido presidente de Ecuador, Guillermo Lasso, quien decretó en mayo una muerte cruzada que obligó a convocar elecciones adelantadas en ese país tras su decisión de disolver el parlamento que le adelantaba un juicio político; y el mandatario de Surinam, Chan Santokhi. Sin embargo, ambos países tendrán delegaciones en la cumbre.

Se esperaba la participación en la cumbre del mandatario de Venezuela, Nicolás Maduro. Sin embargo, el lunes anunció que suspendería su agenda pública tras infectarse de otitis media. 

Una ruta común

Previo a la cumbre de los jefes de Estado, la ciudad de Belém recibió también representantes de comunidades amazónicas, indígenas, movimientos sociales, organismos internacionales, gobiernos locales, entre otros activistas, para dialogar sobre los asuntos que preocupan a los habitantes de esta región y construir una propuesta para los presidentes.

Entre esos temas están, por ejemplo, las acciones para garantizar la soberanía y seguridad alimentaria para los pueblos tradicionales e indígenas de la Amazonía, y su debido acceso a la salud.

La Cancillería brasileña informó que 'Los Diálogos Amazónicos', como se les llamó a estos encuentros previos, tienen como objetivo construir planes integrados, con la participación de varios actores, en ejes temáticos, que permitan trazar una ruta común para preservar la región.

El vicecanciller de Bolivia, Freddy Mamani, explicó en una entrevista a Telesur que para esta IV Cumbre hay "mucha expectativa" con respecto a los planteamientos realizados en 'Los Diálogos Amazónicos'.

En ese sentido, adelantó que en las discusiones entre Gobiernos se construye la Declaración de Belém, un documento final que firmarán los presidentes, que romperá con los suscritos en cumbres anteriores, porque tendrá "más de 20 páginas" y se centrará en "más de 16 áreas temáticas para fortalecer este proceso de cooperación de la OTCA".

Expectativas

Lula comentó días antes de la cita que la Cumbre de Belém, ciudad que también recibirá en 2025 la Conferencia de las Partes de la Convención Marco sobre Cambio Climático (COP30), será "la primera vez en 45 años" en que los jefes de Estado de los países amazónicos se reunirán "con la expectativa de discutir políticas comunes".

Para Lula, este espacio es importante porque el mundo necesita ver a la Cumbre Amazónica como un momento "histórico" en lo que respecta a "la discusión de la cuestión climática", porque tiene como objetivo encontrar "la forma de evitar que las selvas sigan siendo destruidas".

Además, en esta cita, los países amazónicos recibirán a representantes de otros países con selvas importantes para la vida planetaria, como la República Democrática del Congo e Indonesia, con los que esperan acordar acciones conjuntas para proteger el medio ambiente, evitar la destrucción de las selvas, su biodiversidad y poblaciones.

Revitalizar la Amazonía

A finales de mayo, Lula y su homólogo de Colombia, Gustavo Petro, pactaron en Brasilia trabajar de manera conjunta en la promoción de un acuerdo de países en favor de la Amazonía.

"Vamos por un acuerdo de países de la Amazonía para revitalizarla. Incluye la defensa científica, política y militar del tercer pilar climático del mundo", comentó Petro tras culminar una reunión bilateral con Lula en el Palacio de la Alvorada, la residencia oficial del mandatario brasileño en Brasilia, tras participar en la cumbre de jefes de Estado de América del Sur para fortalecer la integración regional.

Petro adelantó en esa ocasión que Colombia y Brasil presentarán "al mundo" la ruta de revitalización de la selva amazónica, con la idea de que toda Suramérica se una en la lucha por "la vida de la humanidad"; mientras que Lula resaltó que en esas acciones es trascendental enfrentar la minería ilegal y el narcotráfico, que ponen en riesgo a la población indígena y local.

La reunión de Leticia

A inicios de julio pasado, Petro recibió a Lula en la ciudad de Leticia, en el departamento de Amazonas en Colombia, donde se celebró la reunión técnico-científica de la Cumbre Amazónica y que contó con la asistencia de los ministros de Medio Ambiente de los ochos países involucrados, con el propósito de "revertir el punto de no retorno en la Amazonía y construir de la mano de los diversos actores estrategias para salvar la selva".

En esa ocasión, el presidente brasileño advirtió que los países amazónicos tienen dos desafíos que enfrentar juntos. "Uno de ellos es institucional y se refiere al fortalecimiento del Tratado de Cooperación Amazónica. El otro es político, y se refiere a la construcción de una nueva visión de desarrollo sostenible para la región", dijo.

Lula destacó que es necesaria la participación de las personas que componen el territorio de la Amazonía, y para ello, es vital "formalizar el Parlamento Amazónico" y cumplir con la meta de deforestación cero en el 'pulmón vegetal' para el 2030, un compromiso que, a su parecer, debe ser tema clave en la Cumbre de Belém.

"Mi sueño es que la Amazonía se convierta en un ejemplo de desarrollo sostenible y que pueda mostrar al mundo cómo es posible conciliar la prosperidad económica con la protección del medio ambiente y el bienestar social. Quiero una Amazonía incluyente con pleno respeto a las aspiraciones de las mujeres, de los jóvenes de los pueblos indígenas y las comunidades tradicionales", resaltó.

¿Fin a la exploración petrolera?

En Leticia, el presidente Petro dio con otro tema clave y preocupante, la acelerada deforestación y destrucción de la selva amazónica debido al actual modelo económico que predomina en el mundo y que va en contra de la vida planetaria.

Por tal razón, Petro resaltó que en este momento es fundamental proteger la vida y "transformar todo el sistema económico mundial" a partir de una "revolución" basada en la descarbonización y el cambio de la matriz energética que se basa en la explotación de los hidrocarburos.

"¿Vamos a dejar de explorar hidrocarburos en las selvas amazónicas?", preguntó Petro y luego ironizó sobre si los países de Suramérica iban a seguir el ejemplo de Norteamérica, que acabó con los bosques y los indígenas en vez de "proteger la vida". 

Importancia de la Amazonía

El alto comisionado para los Derechos Humanos de la ONU, Volker Turk, expresó que se sentía "emocionado por el desarrollo de las discusiones sobre la Cumbre Amazónica" y resaltó que "el destino de la Amazonía está entrelazado con los derechos humanos", por lo que "las decisiones de hoy" con respecto a esta selva, darán "forma a las del mañana".

"Es hora de proteger nuestra biodiversidad, amplificar las voces indígenas y priorizar un futuro donde las personas y la naturaleza prosperen juntas", resaltó el vocero de la ONU.

Según datos de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), organismo de la ONU, la Amazonía tiene una extensión de 7,4 millones de kilómetros cuadrados (km2) y representa el 4,9 % del área continental mundial.

Sus territorios cubren importantes zonas geográficas de gran biodiversidad en Bolivia, Brasil, Colombia, Ecuador, Guyana, Perú, Surinam y Venezuela.

Además, la cuenca del río Amazonas es la más grande del mundo con un promedio de 230.000 metros cúbicos de agua por segundo, que corresponde aproximadamente al 20 % del agua dulce en superficie terrestre mundial.

La Cumbre de Belém también es considerada como una importante cita preparativa para la próxima Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático de 2023 (COP28), que se realizará a partir del 30 de noviembre en los Emiratos Árabes.

Si te ha gustado, ¡compártelo con tus amigos!

RT en Español en vivo - TELEVISIÓN GRATIS 24/7