Opinión
Opinión

Luis Gonzalo Segura

Ex teniente del Ejército de Tierra expulsado por denunciar corrupción, abusos y privilegios anacrónicos. Autor del ensayo El libro negro del Ejército español (octubre de 2017) y las novelas Un paso al frente (2014) y Código rojo (2015) @luisgonzaloseg
La ley de la Vivienda, la reforma de la ley de Seguridad Ciudadana —Ley Mordaza— y la ley de Secretos Oficiales, además de la refriega por la Ley de Memoria Histórica también han provocado confrontaciones que, en algunos casos, todavía no se han resuelto. Así que, sí, nos esperan unos meses preelectorales calentitos.
¿Por qué en el año 2022 aún hay familias que ostentan mediante el sistema de herencia la jefatura del Estado? Máxime teniendo en cuenta que se trata de familias reales criadas en valores anacrónicos y clasistas, de por sí antidemocráticos, que, además, protagonizan numerosos escándalos a lo largo de su vida debido a que creen estar por encima del bien y del mal. No solo no tiene sentido, no lo merecemos.
A Europa no le importa si la ultraderecha crece en Suecia, Italia o España, le interesa que los capitales fluyan, que las élites sigan manteniendo su hegemonía y que se puedan cumplir los acuerdos de vasallaje con Estados Unidos. Esa es la triste realidad de Europa, de una Europa vasalla y egoísta.
Cuando la Armada española fue requerida por la Alianza para enviar un vídeo con el que humanizar la labor de sus militares consideró de lo más natural que el protagonista fuera el hijo del director de la Fundación Francisco Franco.
Los esfuerzos se han redoblado y la Unión Europea prepara una ofensiva comercial y diplomática para recuperar su influencia en la región: hay que convencer al mundo de que Occidente es el bueno de la película.
El coste y la fiscalización en 2022, tras el Me too, sigue siendo sustancialmente diferente en función del género: es más escandaloso que una mujer se divierta, que un hombre sea vinculado a una secta.
Lo que pretendía mandar España parecía material obsoleto obtenido de reunir piezas de aquí y de allá de carros de combate, pero las apariencias engañan: no eran ni hierro viejo.
Lo que plantean no es que los ricos ayuden a los desfavorecidos, sino todo lo contrario: que los desfavorecidos entreguen cuanto gas les sea posible, aunque lo necesiten.
La posición desabrida de Felipe VI con la izquierda latinoamericana contrasta con la fluidez de las relaciones con la derecha en la región.
Este movimiento parece una resistencia última de Washington ante la irrefrenable llegada del mundo multipolar.
De haber firmado un compromiso de no expansión de la OTAN, un puñetero papelito, Europa —ni los europeos ni el resto del planeta— no padecería la gran crisis que sufre, o, al menos, esta no sería tan acusada. Porque la "realidad física" es que la crisis que padece Europa es consecuencia, en buena medida, de la subordinación a Estados Unidos.
Haití es un país de muerte, un país de mala muerte. Y de peor suerte: la vecindad de Estados Unidos. Una potencia que alegó defender la democracia en 1994 cuando enviaron a 15.000 militares a restablecer el orden y, tres décadas después, en 2021, persiguió y apaleó, incluso a caballo, a 15.000 haitianos en su frontera. Pocos episodios son tan contradictorios y, a la vez, tan reveladores.
RT en Español en vivo - TELEVISIÓN GRATIS 24/7